Tía María: posturas de agricultores y el gobierno se van encontrando

Autor: Regiones

3 de mayo del 2015

La postura inicial de los islayinos de no ir al diálogo ha cambiado en los últimos días. El Ejecutivo, por su parte, ha ofrecido una comisión revisora del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto minero. Es el mejor momento para encontrar una solución, opina analista.

Elízabeth Prado

A pesar de los fallidos encuentros entre los dirigentes y autoridades ediles del valle de Tambo y los representantes del Ejecutivo, hay evidencias de que se está entrando a un escenario nuevo y decisivo para encontrar una salida al conflicto generado por el proyecto cuprífero Tía María-La Tapada. La percepción es que las posturas de ambos lados se están acercando en busca de un entendimiento.

El 30 de abril, al día siguiente del abandono que hicieron de la reunión con ministros, congresistas y alcaldes provinciales, los dirigentes y autoridades ediles emitieron un comunicado en el que explican los motivos que tuvieron para ausentarse.

En el documento también invocan a la gobernadora regional Yamila Osorio "a retomar la iniciativa para el proceso de diálogo, cumpliendo con seriedad los compromisos pactados". Y agregan que esperan ser convocados en los próximos días.

El analista José Luis López Follegatti considera que este interés en asistir a dialogar no es para volver a decir que no quieren conversar sino para iniciar una negociación.

"El 29 de abril, ellos fueron dispuestos a hablar. Es cierto que es el cuarto o quinto intento, pero fueron a conversar", acotó.

La voluntad de diálogo también se manifestó el viernes 01 de mayo cuando el presidente del Frente de Defensa del Valle de Islay, Pepe Julio Gutiérrez, propuso como mediador al sacerdote Gastón Garatea.

EL GOBIERNO OFRECE

Por su parte, el Ejecutivo ha lanzado dos ofrecimientos puntuales: la conformación de una comisión revisora del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto Tía María-La Tapada, donde podría estar inclusive la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). Esa entidad hizo 138 observaciones al primer EIA de este emprendimiento minero.

Además, promovió el compromiso de no iniciar ninguna construcción minera mientras se desarrolle el diálogo.

"En la mesa de diálogo se les preguntará si aceptan estas propuestas, que las dio a conocer el ministro de Agricultura Manuel Benites. Si dicen no, en ese momento la legitimidad de los dirigentes va a comenzar a ser cuestionada. Sé que hay dirigentes que están dispuestos a aceptarlo, pero ellos piden condiciones para entrar en esa negociación", indicó López Follegatti.

LO QUE FALTA

Esas condiciones están referidas al protocolo que debe seguir todo diálogo serio.

Son reglas básicas determinar quiénes van a estar presentes, e indicar el lugar y  la fecha de la reunión. Cosa que no ocurrió el 29 de abril en la sede del Gobierno Regional de Arequipa cuando los dirigentes ingresaron a la sala y encontraron a cerca de medio centenar de personas cuya presencia no se había acordado.

"¿Por qué se cayó en ese error respecto al protocolo de diálogo? Hay que corregirlo porque la voluntad de diálogo sigue, la voluntad de llegar a un acuerdo también. Se necesita calma para que se levante la huelga y se descarte la intervención policial. Este es el mejor momento para hacerlo", opinó el analista del Grupo de Diálogo Minero.

Y de modo didáctico, López Follegatti precisó que el primer acuerdo a que deben llegar los representantes de los agricultores de Islay y el gobierno es la instalación de la mesa de diálogo. El segundo acuerdo tiene que ver con el levantamiento de la huelga indefinida y la suspensión de la intervención policial en el valle. El tercero, indicó, está referido a señalar los temas de la agenda.

En este punto, el analista planteó que podría colocarse la sustentación de la posición de los dirigentes sobre su negativa al desarrollo de la actividad minera. Y también la argumentación del gobierno de por qué debe haber minería.

Un cuarto acuerdo contemplaría el nombramiento de una entidad para que revise el EIA.

"Es posible que no se pongan de acuerdo desde el inicio pero ya se habrán sentado a discutir teniendo todas las condiciones requeridas. Es así como funciona una mesa de diálogo. Tiene sus propias reglas; si no, para qué hacemos diálogo, apliquemos la ley y se acabó", explicó el especialista.

SEMANA DECISIVA

Sin embargo, mientras la gobernadora regional, Yamila Osorio, despliega esfuerzos para coordinar el reinicio del diálogo, los distintos gremios laborales de Arequipa han anunciado otro paro regional que se iniciaría mañana lunes 4 de mayo.

En el valle de Tambo, provincia de Islay, ya llevan 42 días en huelga indefinida. En ese lapso ha fallecido un agricultor y los heridos en enfrentamientos con la policía superan los 70.

El sacerdote Gastón Garatea, propuesto como mediador, ha dicho que "lo que sea se debe hacer por la paz".

¿SOLO ACTORES O CONVOCATORIA AMPLIA?

El alcalde del distrito de Deán Valdivia, Jaime de La Cruz, señaló que los dirigentes no se niegan al diálogo, pero demandó que éste se dé con los actores del conflicto minero: dirigentes, alcaldes, ministros y el jefe del gabinete ministerial. A este grupo se podría incluir un mediador calificado y un representante de Defensoría del Pueblo

En cambio, el ministro de Agricultura, Manuel Benites, se pronunció porque haya una amplia convocatoria de personas e instituciones participantes.

"Yo creo que no podemos cerrarnos a que nos impongan las condiciones de quién debe participar en una mesa de diálogo", declaró el titular de Agricultura tras el abandono de la reunión del 29 de abril que hicieron los dirigentes y alcaldes de Islay.

 

Fuente: La República (03.05.15)

Relacionados