Adolescentes... En búsqueda de identidad

Autor: Roxana Espejo

3 de diciembre del 2012

 

 

La adolescencia según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una etapa comprendida entre los 10 y 19 años, es un proceso lleno de cambios, de necesidad de pertenencia e independencia y claramente también una etapa de gran confusión, en la que prima la búsqueda de aceptación de los demás, especialmente la de sus pares.

El cerebro alcanza su máximo tamaño en la infancia, y en la adolescencia inicia su proceso de maduración, con un gran despliegue de energía en la activación de zonas cerebrales, entre ellas el área frontal, el que controla simultáneamente lo afectivo y cognitivo; por esto se convierte en una etapa crucial para el fortalecimiento de la personalidad y de reordenamiento cerebral, lo que explicaría todos aquellos cambios, sus crisis emocionales y la evidente alteración de su mundo afectivo.

Otra característica marcada de esta etapa es la necesidad de independencia, la exigencia del respeto de los espacios, de la no invasión ni imposición, lo que muchas veces se interpreta como rebeldía por la carencia de un adecuado sistema de comunicación que se complementa con las crisis emocionales, que lo llevan en pocos segundos a extremos opuestos de reacción.

El adolescente anda en una constante concreción  de su autobiografía, construyendo su propia identidad, algunas veces haciendo lo que hace todo el grupo, otras veces alejándose para decidir qué sería lo que a él realmente lo haría feliz, algunas veces busca agradar o gustar a los demás, y otras veces retarlos con argumentos más o menos ensayados.

Esta etapa es importante para la maduración como ser humano, ya que se perfeccionan diversas capacidades emocionales, cognitivas y sociales, que le permiten con el tiempo el control de los impulsos, el juicio y la toma de decisiones. En sus centros educativos, compartiendo con sus compañeros y compañeras ensayan permanentemente códigos de comunicación que le permiten regular su propia conducta, a entender lo que es aceptado socialmente y lo que no lo es.

Es necesario comprender todos los procesos internos y externos que van sucediendo en los adolescentes, así podremos acercarnos un poco más a ellos y comprender la naturaleza de esta etapa. 

 

 

Relacionados