Una explicación a los resultados de las elecciones en Cajamarca

Autor: Regiones

23 de octubre del 2014

Una explicación a los resultados de las elecciones en Cajamarca

A TAJO ABIERTO

Por Marita Chappuis

Mucho se ha escrito esta semana sobre el triunfo del MAS (Patria Roja) en cuatro provincias cajamarquinas, especialmente las que albergan los megaproyectos mineros, así como la presidencia regional.

Mesas redondas convocadas  para analizar estos resultados han concluido que una gran parte de la población no quiere más minería. Esto en los círculos limeños no se entiende el por qué se niegan al desarrollo, cuando todos los análisis económicos concluyen que la puesta en operación de cualquiera de estos megaproyectos cajamarquinos (que son más de 5) nos puede incrementar 1-1.3% del PBI.

Pero ¿por qué se oponen a éstas inversiones? Porque la mayoría de campesinos creen que las minas contaminan y Gregorio Santos ha sido su gran “defensor”.

Hace unos años recorrí los alrededores de la mina Yanacocha junto con un experto alemán, quien había sido convocado por la KfW, quien financiaba unos proyectos de agua potable en la ciudad de Cajamarca; ante unas quejas por la supuesta contaminación de ésta mina.

¿Qué ocurría? Los Andes albergan bastantes minerales, entre ellos los sulfuros como los de cobre,  en diferentes concentraciones. Cuando ésta concentración se eleva (“ley”) se analiza una explotación minera en ese lugar. En Cajamarca se han encontrados grandes yacimientos de cobre, muy extensos, pero de baja ley. En sus alrededores existen amplias áreas  donde existen sulfuros como la pirita que es muy abundante. Las intensas lluvias hacen que se oxide el ion ferroso de la pirita y que se convierta en ion férrico. Este último al encontrar materia orgánica, potencia aún más la oxidación, y el agua de lluvia de las escorrentías cambia de color a un tono naranja rojizo.

Cuando recorríamos esta zona, los lugareños nos preguntaban el porqué de esas aguas rojizas, que creían eran porque Yanacocha contaminaba. Después de la explicación se quedaban bastante dubitativos, y nos señalaban que esas aguas no eran ingeridas por sus animales.

Este “fenómeno”, al que se ha denominado “contaminación natural” no sólo ocurre en Cajamarca. Hace pocos años,  una recién graduada alemana tomó muestras en los suelos de los alrededores de la mina Tintaya, declarando a la prensa que los valores de cobre encontrados excedían la norma alemana, y culpando a la minera por ésta “contaminación”.

Lo que no se entiende es por qué  estos lugareños que se dedican al pastoreo acusan a las mineras por esta contaminación cuando son “fenómenos”  que han visto desde siempre, aun cuando las mineras no habían llegado todavía.

Hay cierta prensa y ciertos columnistas que repiten reiteradamente que las minas contaminan, no se dan el trabajo de analizar los informes de la OEFA, o entender la contaminación natural. Esta irresponsabilidad está causando que muchos agricultores cajamarquinos reciban precios descontados por sus productos “porque están contaminados”.

 

SEMANAeconómica.com. 22.10.14.

Relacionados